¿Son necesarios los suplementos para la salud de los niños?

0
62

Los resultados que revelan diferentes estudios de hábitos alimentarios en niños y adolescentes ponen de manifiesto que sus dietas carecen de muchos micronutrientes (vitaminas y minerales), a la vez que casi la mitad de los niños españoles con edades entre los seis y los nueve años tienen problemas de sobrepeso e incluso obesidad.

Las deficiencias de micronutrientes ó el inadecuado equilibrio de la nutrición, producen alteraciones en el desarrollo infantil. Las deficiencias de Iodo e Hierro han sido relacionadas directamente con retraso motor y mental, y en los últimos años son frecuentes las evidencias del efecto de la deficiencia de Zinc en niños y adolescentes, viéndose afectada negativamente la función del sistema nervioso y al desarrollo hormonal sexual. Además, la nutrición es un factor determinante del desarrollo de la respuesta inmune, de forma que cualquier carencia nutricional deprime el sistema inmune y aumenta la predisposición a padecer infecciones. Las alteraciones inmunológicas y las complicaciones derivadas de las mismas son, probablemente, las consecuencias más importantes de la falta de calorías y proteínas de calidad en la dieta, aunque el déficit de vitaminas y de ciertos minerales, como el Zinc o incluso el Hierro, también desempeñan un papel muy importante.

Los malos hábitos alimentarios son también responsables de la falta de nutrientes y del exceso de peso en niños y adolescentes, que frecuentemente no realizan las cinco comidas diarias recomendadas, siguen horarios irregulares de comidas o pican entre horas. Los estudios muestran que muchos de los hábitos que van a influir en la salud física y mental en la edad adulta se adquieren durante la niñez y la adolescencia, por lo que es muy importante una correcta educación nutricional en estas etapas de la vida.

Debido a que los hábitos alimentarios son difíciles de cambiar a corto plazo, puede haber una cierta necesidad de suplementar la dieta de los niños y adolescentes con sustancias que aporten todos los micro y macronutrientes necesarios. La administración de suplementos apoya el desarrollo fisiológico y psicológico infantil y adolescente y han demostrado que pueden minimizar ó incluso mejorar la frecuencia y evolución de desequilibrios como déficit de atención infantil, la hiperactividad o incluso autismo.

La primera medida a tomar será mejorar la nutrición en la infancia, incluyendo los grupos de alimentos ricos en vitaminas y minerales, como frutas y verduras. Los suplementos serían de elección en el caso de carencias nutricionales por dietas desequilibradas o bien por necesidades aumentadas en determinados periodos del desarrollo y/o por condiciones de hábitos diarios: periodos de exámenes, altos niveles de ejercicio físico, enfermedades, consumo de medicamentos que disminuyen la actividad del sistema inmunológico o infecciones por parásitos.

Como principales ayudas para el mantenimiento y la mejora de la salud de los niños y adolescentes destacan:

· De uso diario: Multinutrientes y Omega 3 (DHA).

· Para el refuerzo del Sistema Inmune: Vitamina C, Factores de Transferencia ó Calostro y Propoleo ó propolis.

· Para la salud intestinal: Flora intestinal equilibrada y Fibras.

· Para el tratamiento de parásitos intestinales: Extracto de Semillas Pomelo, Orégano y Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *