Los Beneficios del Zinc

0
88

El Zinc es un mineral que se muy distribuido en los tejidos y células del organismo, dando idea de la importancia que tiene para el correcto funcionamiento de nuestras funciones vitales.

Es abundante en alimentos de origen animal, sobre todo en las ostras y otros moluscos y en las carnes de cordero, ternera y cerdo. Los cereales integrales, como el trigo y la avena, los productos lácteos, la yema de huevo y la levadura de cerveza también lo contienen en cantidades adecuadas, aunque el refinado de los cereales lo elimina hasta en un 90%.

– Funciones del Zinc –

· Ayuda a la adaptación del organismo frente al estrés.

· Tiene propiedades antioxidantes.

· Mejora la salud ocular.

· Interviene en el buen estado del sistema inmune.

· Favorece la regeneración y cicatrización de la piel y tejidos.

· Interviene en el funcionamiento de las glándulas sebaceas de la piel.

· Es necesario para la correcta utilización de los nutrientes en el organismo.

· Es necesario para una adecuada función intestinal.

· Es necesario para el desarrollo físico y mental.

· Es necesario para la percepción del gusto y el olfato.

· Participa en la regulación del equilibrio ácido-base.

Además de estas funciones requiere una especial atención la importancia del Zinc para la correcta función sexual masculina:

· Contribuye a mantener la concentración normal de testosterona

· Favorece la producción de espermatozoides.

· La deficiencia de Zinc se relaciona con cambios en la estructura, tamaño y funcionamiento de la próstata.

· Por su efecto antioxidante mejora el estado general de la próstata.

· Al reforzar el sistema inmune es beneficioso en casos de prostatitis infecciosa.

– Aplicaciones del Zinc –

· Estrés.

· Antiaging.

· Detoxificación.

· Antioxidante ocular.

· Prevención y tratamiento de infecciones oculares (conjuntivitis).

· Complemento de Vitamina A y Carotenoides en suplementos destinados a la visión.

· Refuerzo del sistema inmune.

· Fertilidad masculina.

· Alteraciones de la próstata.

· Cicatrización de quemaduras y heridas.

· Irritaciones de piel y mucosas.

· Acné y seborrea.

· Dermatitis, eccemas y piles atópicas.

· Psoriasis.

· Debilidad de cabello y uñas.

· Tratamiento del sobrepeso debido a una función tiroidea subóptima.

· Alteraciones de la conducta alimentaria.

· Adolescentes

· Bienestar de la garganta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *