El Azahar, frescura relajante

0
35

El Aceite de Azahar o Nerolí es muy preciado por su inimitable aroma y por su versatilidad. El azahar o flor de azahar es el nombre que reciben las flores blancas del naranjo y el limonero. La flor de naranjo es la más apreciada por su belleza, aroma y propiedades consideradas tradicionalmente terapéuticas. De la flor de azahar se destila el aceite esencial nerolí.

El nerolí es una de las esencias más refinadas. Su color es amarillo pálido, tiene un gusto amargo y posee uno de los aromas más exquisitos de la naturaleza. Se usa sobre todo para fabricar bases para aguas de Colonia, donde suele mezclarse con otras esencias, así como en la confección de perfumes.

El nerolí es empleado en aromaterapia como un excelente sedante de trastornos y dolores del aparato digestivo. Este efecto sedante también lo ejerce sobre el sistema nervioso. Puede emplearse contra el insomnio, la histeria, la ansiedad, apacigua la mente y retarda su actividad. Es muy útil para los casos de niños con dificultades para dormir o con problemas de hiperactividad.

El perfume fresco y dulce del nerolí ayuda a levantar el ánimo, ayudando en el tratamiento de la depresión.

También es utilizado en personas con problemas sexuales, como la frigidez y la impotencia, ya que tiene efectos afrodisíacos y aumenta la libido en forma notable.

El aceite de azahar influye sobre el corazón, ayudando a reducir la amplitud de las contracciones del miocardio, pudiendo aplicarse en el tratamiento de las palpitaciones y otras modalidades de espasmo cardíaco. Esta propiedad lo hace asimismo eficaz en estados de pánico, histeria y para el shock, el miedo repentino y todo cuanto conlleva un esfuerzo brusco y suplementario para el corazón.

Por sus efectos sedantes, también es muy adecuado para tratar manifestaciones de estados nerviosos, como calambres, contracturas musculares, tics y tos nerviosa. Igualmente es bueno contra la diarrea crónica que se produzca como consecuencia de una prolongada tensión nerviosa o del temor.

El aceite de azahar es, junto con el de espliego, uno de los aceites que actúan directamente en el tejido celular cutáneo, estimulando la regeneración de las células. El baño de esencia de azahar revitaliza la piel y actúa como relajante y desodorante.

Pueden obtenerse los beneficios de este aroma de forma individual, como en baños o aplicándolo sobre la piel, o se puede extender a todo el ambiente que nos rodea mediante ambientadores que lo contengan o utilizando difusores de esencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *