El Árnica montana

0
79

Los extractos de la flor de Árnica montana, planta típica de las montañas de los Alpes y el Pirineo, se han utilizado tradicionalmente como tratamiento natural para aliviar los hematomas, contusiones, chichones, esguinces y dolores musculares. Además calma el dolor y mejora la debilidad muscular y nerviosa.

La principal propiedad del extracto de árnica es como rubefaciente, es decir, estimula la circulación sanguínea de la zona donde se aplica, favoreciendo que las sustancias causantes de la inflamación y el dolor se eliminen más rápido del área afectada por el traumatismo, actuando también como analgésico y antiinflamatorio.

Aunque hasta la fecha no se tiene certeza absoluta de cómo actúa el árnica, su eficacia y experiencia de uso han hecho de esta planta un remedio habitual en el botiquín de muchos hogares.

Una presentación comercial muy popular del extracto de árnica es en forma de gel, que puede aplicarse directamente sobre la piel. En esta forma es muy utilizado para tratar eczemas y quemaduras solares, aprovechando la sensación refrescante que ofrece el formato de gel.

La tintura de árnica es un extracto altamente concentrado, que siempre se ha de diluir con agua antes de su aplicación, ya que si no puede producir irritaciones e incluso erupciones.

Aplicaciones del Árnica montana

· Artritis y fibromialgia: el árnica disminuye el dolor agudo, y consigue un mejor control de las extremidades.

· Entumecimiento general tras el parto, por operaciones complicadas o por tener que adoptar mucho tiempo la misma postura.

· Torceduras, caídas, chichones, luxaciones y golpes fuertes.

· Lumbago, varices o hemorroides: alivia el dolor y/o inflamación en la zona afectada.

· Dolor muscular y prevención de agujetas: para deportistas después de una competición o un sobre-esfuerzo o para las personas que comienzan a practicar deporte.

· Drenaje de los granos, forúnculos o abscesos que se enquistan.

· Pies cansados o doloridos.

· Inflamación de las amigdalas: se prepara un gargarismo diluyendo la tintura de árnica en agua caliente.

Todas estas aplicaciones hacen referencia al extracto de árnica usado sobre la piel, nunca ingerido. Se debe recordar también que nunca se ha de aplicar el extracto de árnica sobre heridas abiertas, ya que podría ser muy irritante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *