Cosmética en el Embarazo

0
40

Desde el momento de la concepción el cuerpo de la embarazada comienza a experimentar una serie de cambios físicos, debidos en un primer momento a variaciones hormonales y, más adelante, al desarrollo del feto y la preparación del organismo para el parto y post-parto.

Durante el primer trimestre de embarazo se dan sobre todo cambios hormonales, que afectan principalmente al estado de ánimo, aunque ya puede ser evidente el aumento del volumen y de la sensibilidad de los pechos y un aumento del peso corporal de entre 1 y 2 kilos. En el segundo trimestre el peso puede aumentar hasta en 4 kilos, se pierde la cintura y puede aparecer el cloasma o “máscara del embarazo”, que consiste en un pigmentación más oscura de la piel de la frente, pómulos y labio superior. Durante el tercer trimestre de embarazo continúa el aumento de peso, de entre 3 y 5 kilos, que sobre todo afectará al volumen del vientre, pecho y caderas, y es cuando más molesta puede se la acumulación de líquidos, que hará que las piernas, y sobre todo los tobillos, se hinchen, lo que genera sensación de pesadez.

Durante todo el embarazo, pero sobre todo en el último trimestre, la piel todo el cuerpo, y especialmente del vientre, pecho y caderas se verá sometida a un mayor estiramiento, lo que requiere de su resistencia y elasticidad para que no resulte dañada. Además las hormonas propias de la gestación inhiben la formación de colágeno y elastina, moléculas que dan elasticidad a la piel, y se dan las condiciones que favorecen que estas fibras de sostén se rompan, formándose las estrías. Se recomienda hidratar la piel de todo el cuerpo dos veces al día, con cremas ligeras y confortables, y en las zonas más sensibles a la formación de estrías, masajear con productos específicos para aumentar el grado de elasticidad de la piel y favorecer la correcta formación de colágeno.

El Aceite de Rosa Mosqueta es un producto ideal tanto en el embarazo como en el post-parto, ya que ayuda a regenerar los tejidos dañados, nutre la piel, atenúa las cicatrices, proporciona elasticidad y evita la formación de estrías.

Para tratar el pecho, y sobre todo si hay lactancia, se han buscar fórmulas hipoalergénicas, de alta tolerancia tanto para la madre como para el niño.

Es importante también preparar la zona perineal, tanto en el embarazo, en el que precisa ganar elasticidad, como para el post-parto, en el que la zona se encontrará más afectada y dolorida.

En los momentos antes del parto la piel del perineo se debe adaptar a fuertes tensiones. A partir del comienzo del octavo mes, el perineo puede ser ejercitado y masajeado para estar preparado para este momento, ya que elasticidad y tonicidad ayudaran tanto a la madre como al feto para un alumbramiento más relajado. El masaje regular en la zona perineal mejora la elasticidad de la piel.

El Aceite de Almendras Dulces es muy recomendable para realizar los masajes de la zona perineal. Es un aceite casi inodoro e incoloro, muy suave y delicado. Es muy bien tolerado por la piel y debido a su alto contenido en ácidos grasos esenciales protege la piel de la sequedad y la mantiene tersa y flexible.

En cuanto al cuidado facial se ha de prestar especial atención a los pómulos y el labio superior, por su tendencia a la aparición de cloasma (manchas marrones propias del embarazo). Se ha de evitar la exposición al sol, ya que lo intensifica, y utilizar diariamente una crema hidratante con filtro UV. No son recomendables los tratamientos despigmentantes hasta después del post-parto, ya que no se obtendrán resultados satisfactorios.

Las hormonas producidas durante el embarazo favorecen, en la mayoría de los casos, un cabello más denso y brillante. Serán de elección durante el embarazo los productos capilares que no lo agredan y reduzcan el riesgo de alergias (champús naturales, tintes vegetales…).

La menta, muy eficaz para aliviar las piernas cansadas, no puede utilizarse durante el embarazo. Una alternativa segura y eficaz son los productos de masaje con Cobre, que estimula la microcirculación de la piel aliviando inmediatamente la sensación de piernas pesadas y el Agua de Hammamelis, que por su alto contenido en taninos tiene propiedades astringentes, antiinflamatorias y fortificantes.

No están recomendados durante todo el embarazo aquellos tratamientos que contengan sustancias como retinol y sus derivados, así como la cafeína y los aceites esenciales en general, salvo autorización médica.

  • Evitar las Estrías en el Embarazo

    Una de las principales secuelas estéticas del embarazo es el desarrollo de estrías. La pri…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *