Probióticos para el Corazón

0
12

Los probióticos son bacterias que, de manera natural, viven en el intestino humano y cuya presencia aporta a nuestro organismo una serie de beneficios, como una mejor asimilación de los nutrientes de la dieta, favorecer la regularidad intestinal o reforzar las defensas frente a agentes infecciosos. Estos microorganismos están presentes en alimentos fermentados, principalmente lácteos (como el yogur) y, de forma más seleccionada y de eficacia garantizada, en lo suplementos nutricionales.

Recientemente, en un estudio publicado en “Journal of the American Heart Association”, se ha presentado un probiótico capaz de reducir de forma importante el colesterol en la sangre, tanto del denominado “malo” (LDL) como del colesterol total.

Este probiótico, denominado “Lactobacillus reuteri NCIMB 30242” puede disminuir el colesterol LDL y los niveles sanguíneos de ésteres de colesterol (combinación de moléculas de colesterol y ácidos grasos que representa la mayor parte del colesterol total en la sangre y que se ha relacionado con el riesgo de enfermedad cardiovascular), reduciendo así las posibilidades de formación de placa arterial peligrosa y de enfermedad arterial coronaria. También son capaces de reducir el colesterol total, mientras que el colesterol “bueno” (HDL) y los triglicéridos en sangre se mantuvieron sin cambios.

El nuevo probiótico desarrollado es eficaz con dosis de tan sólo 200 miligramos al día, mucho más baja que la necesaria de fibra soluble u otros productos productos de la dieta utilizados para reducir el colesterol, según los científicos, de los que se requieren consumos de entre 2 a 25 gramos por día.

La comunidad científica, atraída por estos nuevos tratamientos, que combinan un sistema natural y la eficacia en el tratamiento de patologías, investigan para saber cómo complementar las bacterias intestinales que se encuentran de forma original en el intestino con probióticos específicos, con el objetivo de beneficiar a la salud en general y luchar contra enfermedades crónicas, como la enfermedad cardíaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *