El Cambio de Hora Afecta a la Salud

0
26

Los cambios horarios, necesarios para reducir el gasto energético que supone la actividad humana, no es tan adecuado en términos de salud.

No es nada fuera de lo normal que nos sintamos “trastocados” durante unos días tras el cambio horario, sobre todo el que se produce con la llegada de la primavera, e incluso está demostrado que después de un adelanto de hora, como ocurre en este caso, el riesgo de tener un ataque cardíaco los dos días posteriores (lunes o martes) aumenta un 10%. Y por contra, el retraso de la hora en otoño disminuye este riesgo en la misma proporción.

 

La elección del domingo como día para el cambio de hora es muy acertado a nivel de generar el menor impacto negativo en los servicios y transportes, pero también en nuestra salud. De hecho, el riesgo de ataque al corazón no aumenta el día del cambio de hora (domingo), ya que no supone, para la mayoría de la gente, realizar cambios repentinos en su agenda diaria, pero el lunes, día en el que la mayoría de la gente tiene que madrugar para ir a trabajar, si que aumenta este riesgo.

No se sabe con exactitud por qué ocurre esto, aunque hay varias teorías para explicar este efecto negativo del cambio horario sobre la salud:

· Falta de sueño

La perdida de sueño y el riesgo de un ataque al corazón están fuertemente relacionados, pero no hay una relación de causa-efecto determinante.

Hay situaciones que hacen a la falta de sueño una de las responsables de un mayor riesgo de ataque al corazón. Puede alterar procesos internos, como respuestas inflamatorias, que pueden contribuir a tener ataques cardiacos. También se ha observado que la gente que duerme poco suele engordar más, y con ello tiene mayor riesgo de desarrollar diabetes o sufrir accidentes cardiovasculares.

· Los Ritmos Circarianos

Cada persona tiene un reloj interno o biológico propio, y reacciona de una forma característica ante los cambios ambientales, sobre todo en cuanto a los ciclo de luz y oscuridad y las variaciones de temperatura. Las células del cuerpo, siguiendo este “ritmo vital” propio de cada organismo se anticipan y se preparan para lo que preveen que va a ocurrir, por lo que cuando hay un cambio en el medio ambiente, como el adelanto de hora, las células necesitan un tiempo de reajuste.

· La Respuesta Inmune

El sistema inmune también se ve afectado y se debilita por el cambio de hora, ya que su respuesta ante cualquier agresión externa varía según el ciclo horario.

Unos sencillos hábitos en nuestro día a día, sobre todo cuando se aproxima el cambio horario, pueden ayudar al organismo a adaptarse mejor al cambio de hora y minimizar sus efectos negativos sobre la salud:

– Madrugar un poco el sábado y domingo del fin de semana que corresponde al cambio de hora, para ir preparando el cuerpo y empezar de forma más tranquila el lunes.

– Hacer algo de ejercicio por la mañana durante el fin de semana.

– Desayunar sano.

– Pasear y aprovechar la luz y sus efectos positivos sobre el organismo.

Estos pequeños actos ayudarán a poner a punto tanto el reloj biológico que, desde el cerebro, reacciona ante los cambios en los ciclos de luz / oscuridad, como los sistemas periféricos que reaccionan ante la actividad física y la ingesta de comida. De esta manera, el cuerpo se sincronizará de manera más natural con el medio ambiente y los efectos negativos del cambio horario se harán más leves o no se producirán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *